Espejismo de luna llena

Espejismo de luna llena
.Fotos tomadas de la red.

martes, julio 18, 2017

Un iceberg del tamaño de Cantabria se desprende de la Antártida

[Const.Puentes] Un iceberg del tamaño de Cantabria se desprende de la Antártida

Recibidos
x

Osver Polo

0:06 (hace 13 horas)
para bcc: construyendopu.

Ciencia

Un iceberg del tamaño de Cantabria se desprende de la Antártida

El gigantesco bloque de hielo de 5.800 kilómetros cuadrados y un billón de toneladas, a la deriva
  • 73 
  • Compartir
  • Compartido 667 veces
Imagen de la gigantesca grieta en la plataforma Larsen C
Imagen de la gigantesca grieta en la plataforma Larsen C - NASA / JOHN SONNTAG
JUDITH DE JORGE Madrid - Actualizado: Guardado en: Ciencia
El paisaje de la península Antártica ha cambiado para siempre. Un icebergde unos 5.800 kilómetros cuadrados, uno de los más grandes que hayan sido registrado jamás, se ha desprendido finalmente del segmento Larsen C del continente blanco después de mantener en vilo a los científicos durante varios meses. Un bloque de hielo aún más grande que Cantabria vaga ya a la deriva con un futuro incierto.
La imagen de satélite que confirma la ruptura
La imagen de satélite que confirma la ruptura- NASA
Los investigadores del Proyecto Midas, una colaboración de las universidades galesas de Swansea y Aberystwyth, que han seguido la evolución del iceberg, indicaron que el desprendimiento se produjo en algún momento entre el pasado lunes y este miércoles, cuando la masa helada se separó definitivamente del segmento Larsen C, que tiene un espesor de entre 200 y 600 metros y flota en el océano al borde de la plataforma continental.
Avances rápidos de la fisura fueron registrados en enero, mayo y junio, cuando aumentó su longitud más de 200 km y dejó el iceberg colgado de un hilo de hielo de sólo 4,5 km de ancho. Fue el satélite Aqua MODIS de la NASA, que recoge imágenes en el infrarrojo térmico con una resolución de 1 km, el que detectó el desgarro total. Los datos fueron confirmados por otro artefacto de la agencia espacial, el Suomi VIIRS.
El iceberg, que probablemente se llamará A68, pesa más de un billón de toneladas y su volumen es el doble que el del Lago Erie, uno de los Grandes Lagos de EE.UU. y Canadá. Ya flotaba antes de la ruptura, por lo que los científicos tranquilizan: no tendrá un impacto inmediato sobre el nivel del mar. Pero tras la partición, la plataforma de hielo de Larsen C ha quedado reducida en más del 12%, lo que podría acelerar el paso de los glaciares hacia el océano. Este hielo no flotante sí tendría un eventual impacto sobre el nivel del mar, pero solo a un ritmo muy modesto.
Con todo, el futuro del iceberg es difícil de predecir. Según los expertos, puede permanecer en una sola pieza, pero es más probable que se rompa en fragmentos. Parte del hielo podría permanecer en el área durante décadas, mientras que otras partes se desplazarían hacia el norte en aguas más cálidas. En este caso, podría suponer un riesgo para el tráfico marítimo.
Mientras, ¿qué le ocurrirá a la plataforma helada? Aunque el resto continuará regenerándose naturalmente, los investigadores seguirán su evolución con mucha atención, ya que en los próximos meses o años podría volver a sufrir nuevos eventos de partición. Existe el riesgo de que Larsen C pueda seguir el ejemplo de su vecino, Larsen B, que se desintegró de forma repentina en 2002 o de Larsen A, que colapsó en 1995. «Las opiniones en la comunidad científica están divididas. Nuestros modelos dicen que será menos estable, pero cualquier colapso futuro no será antes de años o décadas», dicen desde Midas.
«Hemos estado anticipando este evento durante meses, y nos hemos sorprendido de cuánto tiempo le ha llevado a la grieta romper los últimos kilómetros de hielo. Seguiremos monitoreando tanto el impacto de este evento en la plataforma de hielo de Larsen C como el destino del enorme iceberg», ha dicho Adrian Luckman, profesor de la Universidad de Swansea e investigador principal del proyecto Midas.

¿Culpa del cambio climático?

En cuanto a qué ha provocado el desprendimiento del gigantesco iceberg, es algo que todavía está por ver. Martin O'Leary, glaciólogo de Swansea y miembro de Midas, afirma que la ruptura «es un evento natural; no somos conscientes de ningún vínculo con el cambio climático inducido por el hombre, pero esto coloca a la plataforma de hielo en una posición muy vulnerable. Nunca antes el frente de hielo había estado tan atrás».
Pero Paul Johnston, director de la Unidad Científica de Greenpeace Internacional, cree que la actividad humana puede ser un factor importante en la explicación del fenómeno. «El deshielo de la Antártida es la alerta roja del planeta sobre los peligros del cambio climático. El desprendimiento de este iceberg es el tercero de los últimos años, probablemente una señal del impacto global del cambio climático», ha expresado en un comunicado.
«Irónicamente esto sucede poco después de que Trump tomase la decisión de sacar a Estados Unidos, el mayor emisor de CO2 de la historia, fuera del acuerdo climático de París. Como un iceberg gigante a la deriva, Trump deja a EE. UU. aislado del resto del mundo con esta decisión», ha concluido Johnston.

Archivo del blog