Espejismo de luna llena

Espejismo de luna llena
.Fotos tomadas de la red.

jueves, febrero 24, 2011

Detuvieron a nuestros activistas por defender los glaciares

Detuvieron a nuestros activistas por defender los glaciares

Hola Domingo,

Hace instantes la policía detuvo a nuestros activistas por manifestarse pacíficamente contra Barrick Gold, la empresa minera que, con la complicidad del gobierno está impidiendo que se aplique la Ley de Glaciares. Afortunadamente se encuentran todos bien y estamos haciendo lo posible para que los liberen cuanto antes.

Este atropello a nuestro derecho de manifestarnos es una clara muestra de la intención de la minera y del gobierno de acallar nuestro reclamo. Pero no lo van a lograr. Debemos salvar nuestros glaciares. La ley que conseguimos con tanto esfuerzo y presión tiene que aplicarse.

En estos momentos te necesitamos más que nunca. Por favor considerá hacer ahora mismo una donación a Greenpeace para que podamos continuar urgentemente con esta campaña. Hacé click aquí.


Nuestro campamento montado en la entrada a las minas de Barrick estaba formado por activistas de todas las edades, muchas de ellas mujeres. Soportaron el sol del día y el frío de la noche, poniendo el cuerpo de forma pacífica para defender nuestro patrimonio, nuestros glaciares, el agua de nuestro país y de todos nosotros. Pero a la empresa y al gobierno parece no interesarles el medio ambiente y el futuro de nuestros hijos. Enviaron rápidamente a la policía a detenernos. Arrastrando a nuestros activistas, llevándolos presos por defender la vida.

Les escribo este mensaje con una mezcla de bronca y tristeza. Ahora entenderás por qué Greenpeace no acepta ni un centavo de empresas o gobiernos. Son ellos los responsables de los mayores crímenes contra el medio ambiente.

No les va a ser sencillo callarnos porque no estamos solos. Contamos con vos y con miles de personas que nos siguen, confían en nosotros y financian nuestro trabajo cada día. Solo dependemos de ellos, de vos. Hacé hoy mismo una donación a Greenpeace para continuar esta campaña y salvar los glaciares de las manos de quienes quieren destruirlos.



Gracias, de corazón, por el apoyo, por los llamados, los emails, los mensajes por Internet. Todo eso es lo que nos da la fuerza para resistir.

Muchas gracias por estar ahí siempre, en los mejores y los peores momentos.

Un fuerte abrazo,

Hernán Giardini
Campaña de clima y bosques


PD: Todo lo que hacemos es posible gracias al aporte económico de nuestros socios ya que no recibimos dinero ni presiones de gobiernos, partidos políticos o empresas. Solo de gente comprometida con el medio ambiente como vos. Hacé click aquí y asociate hoy mismo.

PD2: Si todavía no participaste, hacé click aquí y exigile a la Barrick Gold que deje de bloquear la Ley de Glaciares. Tu participación y la de la mayor cantidad de gente es fundamental para que nuestro reclamo sea oído.

martes, febrero 22, 2011

El fantasma de las movilizaciones pacificas recorre el mundo.

El fantasma de las movilizaciones pacificas recorre el mundo.

En el mundo se están produciendo cambios en los que ya no hay que disparar sólo tiro, las masas auto convocadas, se reúnen en una plaza y presionan hasta conseguir sus objetivos, se hace evidente que los personas están comprendiendo que el soberano es el pueblo y están haciendo uso de ese poder que da la unidad de todos los sectores alrededor de un objetivo común.

Túnez y Egipto son dos ejemplos evidentes del poder del pueblo, las masas en las calles hicieron huir a sus gobernantes perpetuados en el poder por más de veinte años, en que se enriquecieron a costa de empobrecer a la mayoría de la población, que mal viven en medio de la pobreza y el hambre, mientras ellos se daban la buena vida, disfrutando el dinero que se robaron del estado.

El fantasma de las movilizaciones pacificas recorre el mundo, pidiendo cambios, muchos gobiernos ponen sus barbas en remojo y miran escépticos lo que pasa a su alrededor y hasta se adelantan a proponer reformas, adelantándose a los acontecimientos que ya parece que son indetenibles, arrastrando en algunas partes al ejercito y a parte de los organismos represivos.

Ellos han entendido que no se puede matar a todo el pueblo y en algunos casos o permanecen indiferentes o se unen a las movilizaciones, porque ellos también son parte de ese pueblo oprimido por el hambre y las necesidades.

Aquí en América parece que falta mucho para que llegue ese despertar tan esperado del pueblo, hemos vividos épocas difíciles en que las dictaduras fueron una moda, apoyadas por los Estados Unidos de Norte América, esas dictaduras desangraron a casi todo el continente y sembraron de exiliados a muchos países del mundo y obligaron a otros hombres y mujeres a escoger el duro camino de las montañas en busca de un nuevo amanecer y muchos de los que osaron quedarse en las ciudades a reclamar su derecho a vivir en libertad fueron apresados, torturados, desaparecidos y asesinados.

De esa época quedan heridas que sólo el tiempo podrá cerrar y nos ha dejado como herencia, gobiernos títeres y corruptos, gobiernos arrodillados al gran capital, arrodillados a la política imperialista de nuestro vecino del norte, gobiernos que por desgracia cuentan a veces con un gran respaldo de una población, que arrinconada por la pobreza se ve obligada a girar en torno a las políticas clientelitas, de tal o cual partido.

En Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Nicaragua y otros países del continente se han producido cambios por la vía electoral con ciertos desniveles, en unos más avanzados que en los otros, pero en definitiva cambios que dan un respiro a la población, pero esos cambios deben ser profundizado y llevado a otros países, las masas deben entender que sólo la movilización permanente del pueblo en las calles, podrá enrumbarlo por el verdadero sendero de la democracia y la equidad social

Debemos tomar como ejemplo lo que esta pasando al otro lado del mundo, América Latina debe despertar, para que pueda alcanzar el sueño de Bolívar, de Sucre, de Betances, Sandino, el Che, el ejemplo de Tupac Amarú y tantos otros hombres y mujeres, que han caído tratando de forjar un mejor destino para nuestro continente. América Latina es una sola patria y por consiguiente tiene un solo destino, el de la libertad plena.

Domingo Acevedo.

domingo, febrero 20, 2011

Sobre los Bonos de Carbono

Sobre los Bonos de Carbono


Los bonos de carbono son un mecanismo internacional de descontaminación creado para reducir emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que contaminan el medio ambiente y contribuyen al calentamiento global.

Los bonos de carbono se generan por medio de dos clases de proyectos verdes: los que absorben emisiones directamente como en el caso de los proyectos de reforestación, y los que evitan emisiones, como los proyectos de generación de energía solar o de viento. Existen muchos otros tipos de proyectos verdes en México y el resto del mundo.

La "reducción de contaminantes" que se logra con estos proyectos se mide y verifica con mucha precisión por parte de científicos y expertos, y luego se certifica como bonos de carbono. Los bonos de carbono se miden en toneladas o kilos de dióxido de carbono (CO2) y ayudan a contrarrestar las dañinas emisiones de carbono.

Cuando tú obtienes un bono de carbono por medio de EcoTweet, esta "reducción de contaminación" se acredita a tu nombre y reduce tu impacto negativo al medio ambiente.

¡Si acumulas suficientes bonos de carbono podrás llegar a neutralizar totalmente tu impacto y estarás ayudando a combatir el cambio climático!

Para que se logre un verdadero beneficio ambiental es muy importante que empieces por cambiar tus hábitos diarios por otros menos nocivos para el planeta. Puedes caminar o usar tu bicicleta en vez de ir en coche, ahorrar energía apagando las luces que no usas, y muchas otras cosas. Recuerda que ahorrar energía también te ahorra dinero.

EcoTweet te ofrece bonos de carbono que han sido verificados con los estándares de calidad más rigurosos del mercado para garantizar bonos confiables. Necesitamos urgentemente la participación de todas las personas en el mundo para poder lograr nuestra ambiciosa meta…¡Frenar el calentamiento global y salvar el planeta!
Los bonos de carbono son un mecanismo internacional de descontaminación creado para reducir emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que contaminan el medio ambiente y contribuyen al calentamiento global.

Los bonos de carbono se generan por medio de dos clases de proyectos verdes: los que absorben emisiones directamente como en el caso de los proyectos de reforestación, y los que evitan emisiones, como los proyectos de generación de energía solar o de viento. Existen muchos otros tipos de proyectos verdes en México y el resto del mundo.

La "reducción de contaminantes" que se logra con estos proyectos se mide y verifica con mucha precisión por parte de científicos y expertos, y luego se certifica como bonos de carbono. Los bonos de carbono se miden en toneladas o kilos de dióxido de carbono (CO2) y ayudan a contrarrestar las dañinas emisiones de carbono.

Cuando tú obtienes un bono de carbono por medio de EcoTweet, esta "reducción de contaminación" se acredita a tu nombre y reduce tu impacto negativo al medio ambiente.

¡Si acumulas suficientes bonos de carbono podrás llegar a neutralizar totalmente tu impacto y estarás ayudando a combatir el cambio climático!

Para que se logre un verdadero beneficio ambiental es muy importante que empieces por cambiar tus hábitos diarios por otros menos nocivos para el planeta. Puedes caminar o usar tu bicicleta en vez de ir en coche, ahorrar energía apagando las luces que no usas, y muchas otras cosas. Recuerda que ahorrar energía también te ahorra dinero.

EcoTweet te ofrece bonos de carbono que han sido verificados con los estándares de calidad más rigurosos del mercado para garantizar bonos confiables. Necesitamos urgentemente la participación de todas las personas en el mundo para poder lograr nuestra ambiciosa meta…¡Frenar el calentamiento global y salvar el planeta!

TOMADO DE ECO TWEET

sábado, febrero 19, 2011

2F JORNADAS DE SOLIDARIDAD MUNDIAL CON LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

2F JORNADAS DE SOLIDARIDAD MUNDIAL CON LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA
Por Mónica Saiz, Correo del Orinoco

“La solidaridad es la ternura entre los pueblos”
Che Guevara

En el acto de aniversario del 23 de enero, el Presidente Chávez pidió mostrar que Venezuela “hoy tiene más amigos en el mundo que nunca antes jamás”, y convocó a los amigos de la Revolución a manifestarse. Ese día había sido convocada una manifestación mundial contra Chávez, que fracasó rotundamente.

El Congreso Bolivariano de los Pueblos (hacia la Unión Bicentenaria de los Pueblos) y Manos Fuera de Venezuela fueron las primeras organizaciones en responder al llamado del presidente Chávez para organizar la solidaridad y difundir la convocatoria, a la que se sumaron miles de organizaciones hermanas.

Una vez Chávez dijo que si en un país cualquiera, una sola persona levantara una bandera de Venezuela en apoyo a la revolución, eso ya sería importante. Cuánto más significativas son estas reiteradas y crecientes muestras de respaldo popular en todo el mundo.

La primera vez que participamos en una marcha por la revolución bolivariana fue en Buenos Aires, en diciembre de 2001, antes del golpe de abril. En Nuestra América se difundían al revés las noticias de Venezuela, pero los revolucionarios igual nos sabíamos la verdad, aunque todavía no existía Telesur. Organizamos la marcha como Congreso Anfictiónico, movimiento que antecedió al Congreso Bolivariano de los Pueblos y que había fundado el propio presidente Chávez, para trabajar por la Unidad Latinoamericana.

Muchas veces más estuvimos participando en la organización de movilizaciones simultáneas en apoyo a la revolución. Una de las más significativas fue cuando el Comandante Chávez anunció el carácter antiimperialista de la Revolución bolivariana. Otra vez para acompañar al pueblo venezolano en el referendo que ratificó a Chávez el 15 de agosto de 2004. También para las presidenciales de 2006. La anteúltima fue el 26 de septiembre, para respaldar a los candidatos revolucionarios a la Asamblea.

Estas jornadas de solidaridad permiten un fortalecimiento mutuo de la conciencia y la moral revolucionaria, tanto para el pueblo de Venezuela como para las organizaciones populares del mundo. Se despliega un factor determinante: la unidad y la solidaridad de los pueblos.

Este breve recuento sirva como reconocimiento y gratitud a cada uno de esos hombres y mujeres que el 2 de febrero levantaron su bandera, su moral y su lucha por nuestra revolución.

¡Los que quieran Patria, vengan conmigo!
Hugo Chávez

Por la Patria Grande, contra el imperialismo.

sábado, febrero 12, 2011

Ahora que vuelvo, Ton.

Ahora que vuelvo, Ton.




Eras realmente pintoresco, Ton; con aquella gorra de los Tigres del Licey, que ya no era azul sino berrenda, y el pantalón de kaky que te ponías planchadito los sábados por la tarde para irte a juntarte con nosotros en la glorieta del Parque Salvador a ver las paradas de los Boys Scouts en la avenida y a corretear y bromear hasta que de repente la noche oscurecía el recinto y nuestros gritos se apagaban por las calles del barrio. Te recuerdo, porque hoy he aprendido a querer a los muchachos como tú y entonces me empeño en recordar esa tu voz cansona y timorata y aquella insistente cojera que te hacía brincar a cada paso y que sin embargo no te impedía correr de home a primera, cuando Juan se te acercaba y te decía al oído "vamos a sorprenderlos, Ton; toca por tercera y corre mucho". Como jugabas con los muchachos del "Aurora", compartiste con nosotros muchas veces la alegría de formar aquella rueda en el box "¡rosi, rosi, sin bom-ba - Aurora - Aurora - ra- ra- ra!" y eso que tú no podías jugar todas las entradas de un partido porque había que esperar a que nos fuéramos por encima del "Miramar" o "la Barca" para darle "un chance a Ton que vino tempranito" y "no te apures, Ton que ahorita entras de emergente ".

¿Cómo llegaste al barrio? ¿Cuándo? ¿Quién te invitó a la pandilla? ¿Qué cuento de Pedro Animal hizo Toñín esa noche, Ton? ¿Serías capaz de recordar que en el radio en casa de Candelario todas las noches "Mejoral, el calmante sin rival, presenta "Cárcel de mujeres", y entonces alguien daba palmadas desde la puerta de una casa y ya era hora de irse a dormir, "se rompió la taza..."

Yo no sé si tú, con esa manera de mirar con un guiño que tenías cuando el sol te molestaba, podrías reconocerme ahora. Probablemente la pipa apretada entre los dientes me presta una apariencia demasiado extraña a ti, o esta gordura que empieza a redondear mi cara y las entradas cada vez más obvias en mi cabeza, han desdibujado ya lo que podría recordarse de aquel muchacho que se hacía la raya a un lado, y que algunas tardes te acompañó a ver los trainning de Kid Barquerito y de 22-22 en la cancha, en los tiempos en que "Barquero se va para La Habana a pelear con Acevedo" y Efraín, el entrenador, con el bigote de Joaquín Pardavé, "¡Arriba, arriba, así es, la izquierda, el jab ahora, eso es" y tú después, apoyándote en tu pie siempre empinado, "¡can-can-can-can!" golpeando el aire con tus puños, bajábamos por la calle Sánchez, "¡can-can-can! "jugabas la soga contra la pared, siempre saltando por tu cojera incorregible y yo te decía que "no jodas Ton" pero tú seguías y entonces, ya en pleno barrio, yo te quitaba la gorra, dejando al descubierto el óvalo grande de tu cabeza de zeppelin, aquella cabeza del "Ton, Melitón, cojo y cabezón!" con que el Flaco Pérez acompañaba el redoble de los tambores de los Boys Scouts para hacerte rabiar hasta el extremo de mentarle "¡Tumadrehijodelagranputa", y así llegábamos corriendo, uno detrás del otro, hasta la puerta de mi casa, donde, poniéndote la gorra, decías siempre lo mismo "¡a mí no me hables!".

Para esos tiempos el barrio no estaba tan triste Ton, no caía esa luz desteñida y polvorienta sobre las casas ni este deprimente olor a toallas viejas se le pegaba a uno en la piel como un tierno y resignado vaho de miseria, a través de las calles por donde minutos atrás yo he venido inútilmente echando de menos los ojos juntos y cejudos del "búho Pujols", las latas de carbón a la puerta de la casa amarilla, el perro blanco y negro de los Pascual, la algarabía en las fiestas de cumpleaños de Pin Báez, en las que su padre tomaba cervezas con sus amigos sentado contra la pared de ladrillos, en un rincón sombrío del patio, y nosotros, yo con mi traje blanco almidonado; ahora recuerdo el bordoneo puntual y melancólico de la guitarra de Negro Alcántara, mientras alrededor del pozo corríamos y gritábamos y entre el ruido de la heladera el diente careado de Asia salía y se escondía alternativamente en cada grito.

Era para morirse de risa, Ton, para enlodarse los zapatos; para empinarse junto al brocal y verse en el espejo negro del pozo, cara de círculos concéntricos, cabellos de helechos, salivazo en el ojo, y después "mira como te has puesto, cualquiera te revienta, perdiste dos botones, tigre, eso eres, un tigre, a este muchacho, Arturo, hay que quemarlo a golpes"; pero entonces éramos tan iguales, tan lo mismo, tan "fraile y convento, convento sin fraile, que vaya y que venga", Ton, que la vida era lo mismo, "un gustazo: un trancazo", para todos.

Claro que ahora no es lo mismo. Los años han pasado. Comenzaron a pasar desde aquel día en que miré las aguas verdosas de la zanja, cuando papá cerró el candado y mamá se quedó mirando la casa por el vidrio trasero del carro y yo los saludé a ustedes, a ti, a Fremio, a Juan, a Toñín, que estaban en la esquina, y me quedé recordando esa cara que pusieron todos, un poco de tristeza y de rencor, cuando aquella mañana, (ocho y quince en la radio del carro) nos marchamos definitivamente del barrio y del pueblo.

Ustedes quedarían para siempre contra la pared grisácea de la pulpería de Ulises. La puya del trompo haciendo un hoyo en el pavimento, la gangorra lanzada al aire con violenta soltura, machacando a puyazos y cabezazos la moneda ya negra de rodar por la calle; no tendrían en lo adelante otro lugar que junto a ese muro que se iría oscureciendo con los años "a Milita se la tiró Alberto en el callejoncito del tullío" escrito con carbón allí, y los días pasando con una sorda modorra que acabaría en recuerdo, en remota y desvaída imagen de un tiempo inexplicablemente perdido para siempre.

Una mañana me dio por contarles a mis amigos de San Carlos cómo eran ustedes; les dije de Fremio, que descubrió que en el piso de los vagones, en el muelle, siempre quedaba azúcar parda cuando los barcos estaban cargando, y que se podía recoger a puñados y hasta llenar una funda y sentarnos a comerla en las escalinatas del viejo edificio de aduanas; les conté también de las zambullidas en el río y llegar hasta la goleta de tres palos, encallada en el lodo sobre uno de sus costados, y que una vez allí, con los pies en el agua, mirando el pueblo, el humo de la chimenea, las carretas que subían del puerto cargadas de mercancías, pasábamos el tiempo orinan-do, charlando, correteando de la popa al bauprés, hasta que en el reloj de la iglesia se hacía tarde y otra vez, braceando, ganamos la orilla en un escandaloso chapoteo que ahora me parece estar oyendo, aunque no lo creas, Ton.

Los muchachos quedaron fascinados con nuestro mundo de manglares, de locomotoras, de cigüas, de cuevas de cangrejos, y desde entonces me hicieron relatar historias que en el curso de los días yo fui alterando poco a poco hasta llegar a atribuir a ustedes y a mí verdaderas epopeyas que yo mismo fui creyendo y repitiendo, no sé qué día en que quizás comprendí que sería completamente inútil ese afán por mostrarnos de una imagen que, como las viejas fotos, se amarilleaba y desteñía ineludiblemente. La vida fue cambiando, Ton; entonces yo me fui inclinando un poco a los libros y me interné en un extraño mundo mezcla de la Ciencia Natural de Fesquet, versos de Bécquer, y láminas de Billiken; me gustaba el camino al colegio cada mañana bajo los árboles de la avenida Independencia, el rostro de Rita Hayworth, en la pequeña y amarilla pantalla del "Capitolio", me hizo olvidar a Flash Gordon y a los Tres Chiflados. Ya para entonces papá ganaba buen dinero en su puesto de la Secretaría de Educación, y nos mudamos a una casa desde donde yo podía ver el mar y a Ivette, con sus shorts a rayas y sus trenzas doradas que marcaban el vivo ritmo de sus ojos y su cabeza; con ella me acostumbré a Nat King Cole, a Fernando Fernández, los viejos discos de los Modernaires, y aprendía a llevar el compás de sus golpes junto a la mesa de Ping-Pong; no le hablé nunca de ustedes, esa es la verdad, quizás porque nunca hubo la oportunidad para ello o tal vez porque los días de Ivette pasaron tan rápidos, tan llenos de "ven-mira-esta es Gretchen el Pontiac de papi dice Albertico - me voy a Canadá" que nunca tuve la necesidad ni el tiempo para recordarlos.

¿Tú sabes qué fue del Andrea Doria, Ton? Probablemente no lo sepas; yo lo recuerdo por unas fotos del "Miami Herald" y porque los muchachos latinos de la Universidad nos íbamos a un café de Coral Gables a cantar junto a jarrones de cerveza "Arrivederci Roma", balanceándonos en las sillas como si fuésemos en un bote salvavidas; yo estudiaba el inglés y me gustaba pronunciar el "good bay..." de la canción, con ese extraño gesto de la barbilla muy peculiar en las muchachas y muchachos de aquel país. ¿Y sabes, Ton, que una vez pensé en ustedes? Fue una mañana en que íbamos a lo largo de un muelle mirando los yates y vi un grupo de muchachos despeinados y sucios que sacaban sardinas de un jarro oxidado y las clavaban a la punta de sus anzuelos, yo me quedé mirando un instante aquella pandilla y vi un vivo retrato nuestro en el muelle de Macorís, sólo que nosotros no éramos rubios, ni llevábamos zapatos tennis, ni teníamos caña de pescar, ahí se deshizo mi sueño y seguí mirando los yates en compañía de mi amigo nicaragüense, muy aficionado a los deportes marinos.

Y los años van cayendo con todo su peso sobre los recuerdos, sobre la vida vivida, y el pasado comienza a enterrarse en algún desconocido lugar, en una región del corazón y de los sueños en donde permanecerán, intactos tal vez, pero cubiertos por la mugre de los días sepultados bajo los libros leídos, la impresión de otros países, los apretones de manos, las tardes de fútbol, las borracheras, los malentendidos, el amor, las indigestiones, los trabajos. Por eso, Ton, cuando años más tarde me gradué de Médico, la fiesta no fue con ustedes sino que se celebró en varios lugares, corriendo alocadamente en aquel Triumph sin muffler que tronaba sobre el pavimento, bailando hasta el cansancio en el Country Club, descorchando botellas en la terraza, mientras mamá traía platos de bocadillos y papá me llamaba "doctor" entre las risas de los muchachos; ustedes no estuvieron allí ni yo estuve en ánimo, de reconstruir viejas y melancólicas imágenes de paredes derruidas, calles polvorientas, pitos de locomotoras y pies descalzos metidos en el agua lodosa del río, ahora los nombres eran Héctor, Fred, Américo, y hablaríamos del Mal de Parkinson, de las alergias, de los test de Jung y de Adler y también de ciertas obras de Thomas Mann y François Mauriac.

Todo esto deberá serte tan extraño, Ton; te será tan "había una vez y dos son tres, el que no tiene azúcar no toma café " que me parece verte sentado a horcajadas sobre el muro sucio de la Avenida, perdidos los ojos vagos entre las ramas rojas de los almendros, escuchando a Juan contar las fabulosas historias de su tío marinero que había naufragado en el canal de la Mona y que en tiempos de la guerra estuvo prisionero de un submarino alemán, cerca de Curazao. Siempre asumieron tus ojos esa vaguedad triste e ingenua cuando algo te hacía ver que el mundo tenía otras dimensiones que tú, durmiendo entre sacos de carbón y naranjas podridas, no alcanzarías a conocer más que en las palabras de Juan, o en las películas de la guagüita Bayer o en las láminas deportivas de "Carteles".

Yo no sé cuáles serían entonces tus sueños, Ton, o si no los tenías; yo no sé si las gentes como tú tienen sueños o si la cruda conciencia de sus realidades no se lo permiten, pero de todos modos yo no te dejaría soñar, te desvelaría contándote todo esto para de alguna forma volver a ser uno de ustedes, aunque sea por esta tarde solamente. Ahora te diría cómo, años después, mientras hacía estudios de Psiquiatría en España, conocí a Rosina, recién llegada de Italia con un grupo de excursionistas entre los que se hallaban sus dos hermanos, Piero y Francesco, que llevaban camisetas a rayas y el cabello caído sobre la frente. Nos encontramos accidentalmente, Ton, como suelen encontrarse las gentes en ciertas novelas de Françoise Sagan; tomábamos "Valdepeñas" en un mesón, después de una corrida de toros, y Rosina, que acostumbra a hablar haciendo grandes movimientos, levantaba los brazos y enseñaba el ombligo una pulgada más arriba de su pantalón blanco. Después sólo recuerdo que alguien volcó una botella de vino sobre mi chaqueta y que Piero cambiaba sonrisitas con el pianista en un oscuro lugar que nunca volví a encontrar. Meses más tarde, Rosina volvió a Madrid y nos alojamos en un pequeño piso al final de la Avenida Generalísimo; fuimos al fútbol, a los museos, al cine-club, a las ferias, al teatro, leímos, veraneamos, tocamos guitarra, escribimos versos, y una vez terminada mi especialidad, metimos los libros, los discos, la cámara fotográfica, la guitarra y la ropa en grandes maletas, y nos hicimos al mar.

"¿Cómo es Santo Domingo?", me preguntaba Rosina una semana antes, cuando decidimos casarnos, y yo me limitaba a contestarle, "algo más que las palmas y tamboras que has visto en los afiches del Consulado".

Eso pasó hace tiempo, Ton; todavía vivía papá cuando volvimos. ¿Sabes que murió papá? Debes saberlo. Lo enterra-mos aquí porque él siempre dijo que en este pueblo descansaría entre camaradas. Si vieras cómo se puso el viejo, tú que chanceabas con su rápido andar y sus ademanes vigorosos de "muñequito de cuerda", no lo hubieras reconocido; ralo el cabello grisáceo, desencajado el rostro, ronca la voz y la respiración, se fue gastando angustiosamente hasta morir una tarde en la penumbra de su habitación entre el fuerte olor de los medicamentos. Ahí mismo iba a morir mamá un año más tarde apenas; la vieja murió en sus cabales, con los ojos duros y brillantes, con la misma enérgica expresión que tanto nos asustaba Ton.

Por mi parte, con Rosina no me fue tan bien como yo esperaba; nos hicimos de un bonito apartamiento en la avenida Bolívar y yo comencé a trabajar con relativo éxito en mi consultorio. Los meses pasaron a un ritmo normal para quienes llegan del extranjero y empiezan a montar el mecanismo de sus relaciones: invitaciones a la playa los domingos, cenas, a bailar los fines de semanas, paseos por las montañas, tertulias con artistas y colegas, invitaciones a las galerías, llamadas telefónicas de amigos, en fin ese relajamiento a que tiene uno que someterse cuando llega graduado del exterior y casado con una extranjera. Rosina asimilaba con naturalidad el ambiente y, salvo pequeñas resistencias, se mostraba feliz e interesada por todo lo que iba formando el ovillo de nuestra vida. Pero pronto las cosas comenzaron a cambiar, entré a dar cátedras a la Universidad y a la vez mi clientela crecía, con lo que mis ocupaciones y responsabilidades fueron cada vez mayores, en tanto había nacido Francesco José, y todo eso unido, dio un giro absoluto a nuestras relaciones. Rosina empezó a lamentarse de su gordura y entre el "Metrecal" y la balanza del baño dejaba a cada instante un rosario de palabras amargadas e hirientes, la vida era demasiado cara en el país, en Italia los taxis no son así, aquí no hace más que llover y cuando no el polvo se traga a la gente, el niño va a tener el pelo demasiado duro, el servicio es detestable, un matrimonio joven no debe ser un par de aburridos, Europa hace demasiada falta, uno no puede estar pegando botones a cada rato, el maldito frasco de "Sucaril" se rompió esta mañana, y así se fue amargando todo, amigo Ton, hasta que un día no fue posible oponer más sensatez ni más mesura y Rosina voló a Roma en "Alitalia" y yo no sé de mi hijo Francesco más que por dos cartas mensuales y unas cuantas fotos a colores que voy guardando aquí, en mi cartera, para sentir que crece junto a mí. Esa es la historia.

Lo demás no será extraño, Ton. Mañana es Día de Finados y yo he venido a estar algún momento junto a la tumba de mis padres; quise venir desde hoy porque desde hace mucho tiempo me golpeaba en la mente la ilusión de este regreso. Pensé en volver a atravesar las calles del barrio, entrar en los callejones, respirar el olor de los cerezos, de los limoncillos, de la yerba de los solares, ir a aquella ventana por donde se podía ver el río y sus lanchones; encontrarlos a ustedes junto al muro gris de la pulpería de Ulises, tirar de los cabellos al "Búho Pujols", retozar con Fremio, chancear con Toñín y con Pericles, irnos a la glorieta del parque Salvador y buscar en el viento de la tarde el sonido uniforme de los redoblantes de los Boys Scouts. Pero quizás deba admitir que ya es un poco tarde, que no podré volver sobre mis pasos para buscar tal vez una parte más pura de la vida.

Por eso hace un instante he dejado el barrio, Ton, y he venido aquí, a esta mesa y me he puesto a pedir casi sin querer, botellas de cerveza que estoy tomando sin darme cuenta, porque, cuando te vi entrar con esa misma cojera que no me engaña y esa velada ingenuidad en la mirada, y esa cabeza inconfundible de "Ton Melitón cojo y cabezón" mirándome como a un extraño, sólo he tenido tiempo para comprender que tú sí que has permanecido inalterable, Ton; que tu pureza es siempre igual la misma de aquellos días, porque sólo los muchachos como tú pueden verdaderamente permanecer incorruptibles aún por debajo de ese olvido, de esa pobreza, de esa amargura que siempre te hizo mirar las rojas ramas del almendro cuando pensabas ciertas cosas. Por eso yo soy quien ha cambiado, Ton, creo que me iré esta noche y por eso también no sé si decirte ahora quién soy y contarte todo esto, o simplemente dejar que termines de lustrarme los zapatos y marcharme para siempre.

Noviembre 3, 1968, Santo Domingo, R. D.


DE RENE DEL RICO BERMUDEZ.

Domingo Moreno Jiménes, creador del potumismo

Domingo Moreno Jiménes, creador del potumismo

En este espacio te presentamos la biografía del poeta, escritor, educador y creador del postumismo, Domingo Moreno Jimenes. Es uno de los puntales de la poesía contemporánea.
Nacido en Santiago de los Caballeros el 7 de enero de 1894, fueron sus padres Domingo Moreno Arriaga y María Josefa Jimenes, hija de Juan Isidro Jimenes, Presidente de la República Dominicana en 1899 y 1914.

El destacado poeta, educador y creador del Postumismo, cursó sus estudios básicos en la escuela primaria San Luis Gonzaga y se graduó de Maestro Normal de Segunda Enseñaza en la Escuela de Bachilleres de Santo Domingo dirigida por Federico Henríquez y Carvajal.

Desde muy joven se inició en el magisterio llegando a ser director de la Escuela Primaria Graduada de Sabaneta (Santiago Rodríguez) en dos ocasiones (1918 y 1926) y profesor de la Escuela Normal de San Pedro de Macorís.

También dirigió el Instituto de Poesía Osvaldo Bazil (1950-1970), fundado a instancia suya en San Cristóbal por el dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina.

Es uno de los puntales de la poesía contemporánea. Su obra lo presenta como un poeta intuitivo, con graves preocupaciones sobre la existencia del hombre.

Sus inicios revelan un énfasis marcadamente modernista, aunque siempre ajeno al deslumbramiento verbal.

Sus primeros versos fueron divulgados en las revistas Páginas, Renacimiento y Letras. En 1921 junto a Rafael Augusto Zorrilla, Andrés Avelino, Vigil Díaz y Francisco Ulises Domínguez, anunció en la revista La Cuna de América, el nacimiento del Postumismo.

Este movimiento poético que patentizó, mediante el uso de elementos genuinamente nacionales, el versolibrismo fue iniciado por Vigil Díaz en la segunda década del siglo XX.

Domingo Moreno Jimenes mantuvo hasta los últimos días de su vida un espíritu de combate que lo hizo estar presente en todos los acontecimientos literarios de significación, entre ellos Los Nuevos y La poesía sorprendida.

Dirigió El día estético, revista "indo-universal de vanguardia", como también rezaba en la portada. Algunas de sus ediciones se hicieron en San Pedro de Macorís y en Santiago.

Fue condecorado en 1967 por su labor poética que abarcó más de medio siglo.

Entre sus obras se cuentan: Promesa (1916); Vuelos y duelos (1916); Salmos (1921); Del anodismo al Postumismo (1924); Mi vieja se muere (1925); El diario de la aldea (1925); Canto a la ceiba de Colón (1925); Decrecer (1927); Elixiris (1929); Los surcos opuestos (1931); Sésamo (1931); Días sin lumbre (1931); y el Movimiento postumista interplanetario (1932).

Otras obras son: Palabras sin tiempo (1932); Moderno apocalipsis (1934); El poema de la hija reintegrada (1934); El caminante sin camino (1935); América-mundo (1935); Embiste de raza (1936); Nueva cosmogonía americana (1936); Sentir es (la) norma (1939); Fogata sobre el signo (1940); Indice de una vida: Del mar viene todo (1941); y Advenimiento (1941).

También escribió, La religión de América (1941); Canto al Atlántico (1941); Poemario de la cumbre y el mar (1942); Evangelio americano (1942); Cuatro (que se yo) estambres (1942); Antología mínima (1943); Exalté el ideal y sufrí ante la vida (1944); Los milenios del tercer mundo (1945); Palabras en el agua (1945); Emociona-damente (1945); Tres pasos en la sombra (1946); Siete vías poéticas (1947); Burbujas en el vaso de una vida breve (1948); Antología poética (1949); Santa Berta y otros poemas (1959), Del gemido de la fragua: obra poética (1975).

Domingo Moreno Jimenes falleció en Santo Domingo el 23 de septiembre del año 1986.

TOMADO DE EDUCANDO.

jueves, febrero 10, 2011

Franklin Mieses Burgos

Franklin Mieses Burgos
(1907 – 1976)

Nació y murió en la ciudad de Santo Domingo. Autor de una breve e intensa producción poética. Resalta por su exactitud a la técnica, su profundo lirismo y conceptos filosóficos de tinte existencial. Mieses Brugos fue uno de los iniciadores del movimiento literario de su país llamado "Poesía Sorprendida". Se determina por el acendrado Surrealismo y por su posición antidictatorial, en este caso, contra el gobierno del dictador Rafael Trujillo. Otros poetas que formaron parte de este grupo otros autores como Freddy Gastón Arce, Aída Cartagena y Gilberto Hernández Ortega, entre otros.

Podemos citar, entre sus múltiples obras poéticas, cronológicamente, las siguientes: Torre de voces (1929 –1936), Trópico íntimo (1930 –1946), Propiedad del recuerdo (1940 – 1942), Clima de eternidad (1944), 12 sonetos y una canción a la rosa (1945 – 1947), Seis cantos para una sola muerte (1947 – 1948), El ángel destruido (1950 –1952) y Al oído de Dios (1954 – 1960). Aquí presentamos un florilegio entresacado de varios de estos libros.

En cuanto a su poesía resumir algunas de las características que se encuentran en su poesía. Escribe al estilo tradicional con la misma facilidad con que escribe de acuerdo a la vena modernista y posmodernista. Al lado de una poesía sumamente elaborada y difícil encontramos poesía de formato popular, extremadamente musical y fácil. Puede seguir los moldes métricos de los antiguos como incurrir en los del momento vanguardista, etc.

Pero lo más admirable es que, bien escriba de una u otra manera, siempre se muestra auténtico en sus metros y temas. Emplea a veces metáforas sorprendentes, hasta llegar a lo audaz. Se nota con frecuencia mucho colorido sensual como substrato de lo onírico y psíquico y surrealista. Pero sobre todo ello, sobresale su apego al trópico: el sol, la vegetación exuberante y el mar. El mar es la marca común de casi todos los poetas isleños.

miércoles, febrero 09, 2011

Ruddy habla de Leopold Sedan

sábado, febrero 05, 2011

Acusan a Barrick Gold de intentar bloquear canción en Festival de Viña

Acusan a Barrick Gold de intentar bloquear canción en Festival de Viña


02/05/2011

Santiago, 03 de febrero de 2011. (Radio del Mar)– El escritor y cantante Patricio Manns y ONGs ambientalistas acusaron hoy a la minera Barrick Gold de intentar bloquear una canción que participará en la competencia del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, porque ésta denuncia la destrucción de los glaciares por parte de esta multinacional.

"La empresa canadiense ha reaccionado enviando mensajes a diputados y senadores chilenos para tratar de parar la canción", afirmó este jueves al diario chileno La Nacion, Patricio Manns, autor del tema "De Pascual Lama".

La minera Barrick está imponiendo en la frontera chileno-argentina una mina a tajo abierto para extraer oro, en un lugar donde hay glaciares milenarios. Para esto, ha impuesto un cuestionado tratado minero binacional que debilita leyes nacionales a ambos lados de la cordillera.

"Un día mientras participaba en un Congreso de Filosofía en San Juan, Argentina, estuve en un mitin en que se estaba debatiendo el tema de Pascua Lama. Cuando regresé a Chile decidí escribir una canción que abriera un poco más el debate", dijo Manns a La Nación.

La canción que participa en el Festival de Viña comienza así: "se mueren los glaciares de muerte lenta, el glaciar nació altivo y en agua pura, pero muy pronto el hombre puso la soga en el cuello del agua…",

Frente a la presión de Barrick Gold, el director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), Lucio Cuenca, dijo a Radio del Mar que "no es extraño que Barrick y sus agencias de comunicación en Chile y el mundo, presionen por todos los medios para anular cualquier crítica que la ciudadanía le realice a sus destructivos proyectos de extracción minera".

"Han presionado a gobiernos, a comunidades locales, a organizaciones de medio ambiente y a organismos multilaterales, ahora al parecer viene fuerte la presión a los artistas y productores musicales para que no se escuche esta canción", afirmó el director del OLCA.

Cuenca agregó que "esperemos que la organización del festival, la Municipalidad de Viña del Mar y Chilevisión, no se dejen amedrentar por la matonezca actitud de las agencias de comunicación y lobbystas de Barrick y que los ciudadanos chilenos y latinoamericanos escuchemos la canción contra el proyecto Pascua Lama, en Viña 2011".

La Canción de Patricio Manns será interpretada por la joven cantante Valentina Sepúlveda

Relacionado:

Alarma por grave crisis hídrica causada por Barrick Gold

Vecinos de Punta Colorada responsabilizan a Barrick Gold por escasez de agua en la zona

Exponen sobre irregularidades y "tráfico de influencias" en proyecto Pascua Lama

Vergüenza en Canadá por comportamiento de sus empresas mineras en el mundo

TODOS ELLOS...Y, PARA QUE CADA UNO DE NOSOTROS PODAMOS SACAR NUESTRAS PROPIAS CONCLUSIONES -Se difunde bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión". Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU el 10.12.1948.

Si al recibir este mensaje Ud. considera que se ha deslizado por error en su casilla de correo y no desea dicha información, responda al mismo con la palabra BAJA en el asunto.


[williamjerez] Acusan a Barrick Gold de intentar bloquear canción en Festival de Viña

martes, febrero 01, 2011

LECTURA DE POEMAS 3

video 3

Archivo del blog