Espejismo de luna llena

Espejismo de luna llena
.Fotos tomadas de la red.

miércoles, diciembre 24, 2008

ANGEL DE CRISTAL

En la breve soledad del eco de mi voz
habita un ángel de cristal .

viernes, diciembre 19, 2008

TESTIMONIO DE MAYO

Testimonio de mayo

He vivido atado a los recuerdos
a los momentos irrecuperables de mi infancia
a las mañanitas memorables del rocío,
a los días inolvidables de la primavera
a las noches esplendorosas de luna llena
aún tengo pegado en la piel
el claroscuro resplandor
de los días interminables de mayo
y el olor de los potreros guía mis pasos
por el camino de los conucos
hacia la soledad inmensa de la lluvia
y el verde invisible de la clorofila hiere mi voz
con el olor de las flores
aún los duendes invisibles del invierno
rondan mi memoria
y más allá del horizonte de mis ojos
un niño descalzo llora su hambre

martes, diciembre 02, 2008

RESEÑA DEL LISTIN DIARIO (PERIODICO DOMINICANO)

RESEÑA DEL LISTIN DIARIO (PERIODICO DOMINICANO)

Presentan libro de poemas Espejismo de luna llena



ANGEL PERALTA
Santiago.-

Como un homenaje al amor a la primavera y a la vida, el poeta Domingo Acevedo presentó recientemente, en Casa de Artes, su obra cumbre Espejismo de luna llena, libro de hermosos poemas que nacieron al fragor de la lucha del autor por construir una sociedad más justa.
Espejismo de luna llena es fruto de mis sueños, de lo que soñamos juntos bajo el cielo estrellado de largas noches de ausencia, guitarras y voces tiernas, donde se fueron trenzando las palabras que dieron forma a este libro dijo Domingo al poner a circular la obra.
Acevedo, poeta residente en Santo Domingo, recibió el calor y apoyo de los poetas y artista de Santiago que llenaron una de la salas de exposición de Casa de Artes. La obra fue comentada por los poetas locales José Marcelo Espinal y Enegildo Peña, quienes se refirieron al rostro político de Espejismo de luna llena donde Acevedo construye la memoria de su poesía desde un profundo compromiso que lo agiganta en este mundo carente de ideas y ajeno a la humanidad. A Domingo Acevedo le correspondió por muchos años ser el jefe de la seguridad del dirigente político Ramón Almánzar, quien estuvo presente en el acto de puesta en circulación de libro.
Pese a la persecución y al sagrado compromiso de proteger la vida Almánzar, la inspiración siempre acompañó al poeta que en momento difíciles viajó por campos, montañas y ciudades. En casa de seguridad, en un auto veloz hacia algún lugar del país, en la clandestinidad de un patio donde bajo los almendros florecidos de lunas llenas, y estrellas fugaces nos juntabamos a compartir en un canto los sueños, y allá al final del callejón estaba mi casa, refugio de los combatientes anónimos y de los poetas callejeros del barrio. declamó Acevedo.

BREVE COMENTARIO A ESPEJISMO DE LUNA LLENA

BREVE COMENTARIO A ESPEJISMO DE LUNA LLENA

POR: JOSE R. ESPINAL MARCELO

La obra de Domingo Acevedo surge con perspectiva de biografía e historia que no describe, más bien disuelve en la eternidad con palabras que marcan el rostro poético de Espejismo de Luna Llena.

Acevedo construye la memoria de su poesía desde un profundo compromiso humano que lo agiganta en un mundo cada día de menos compromisos, carente de ideas y ajeno a la humanidad.

El valor de la poesía de Domingo Acevedo parte del individuo y su circunstancia, el medio en el cual se hace y deshace se acentúa en lo que escribe, de las ideas que en la cotidianidad defiende, como esencia de su convicción humana.

El poeta construye sobre ruinas y costumbres con una pluralidad temática que detiene con curiosidad el sentido observador del lector ante emociones amorosas y sociales. Desde una utopía que puede tener nombre de mujer y olor de cambio.

Cazador de instantes que disuelve en el terruño de una lengua construida en el azul de ultra mar dibuja en la palabra conceptos procedentes de sus propias raíces: "He vuelto a vivir cerca del mar en los límites de mis ojos" (Pág. 53), "y en el conde a esta hora/ los vendedores ambulantes/ ya habían recogido sus tarantines/ y las tiendas cerrando sus puertas/ y sus pálidos trabajadores/ se fueron esfumando despacio/ por los intrincados laberintos de la utopía" (pág. 43).

Los inadvertidos parajes en que nace el oficio literario en Domingo Acevedo nos reafirma una proclamación de Ernesto Che Guevara: "El arte tiene que tener un compromiso humano", por eso borra cualquier reflejo de aditamentos o de exquisitos adornos y prefiere el rastro existencia de la palabra "he seguido tus huellas más allá de las cenizas" (pág. 27), lo que evidencia una evolución constante en las preocupaciones expresivas.

Con "Espejismos de Luna Llena" el poeta se ha propuesto jodernos y mamarnos la vida, pues procura producir elementos de recepción de acogida, de crítica, de repulsión, de aceptación, de odio, de amor de lo que usted decida sentir, decir o pensar luego de leerlo.

"Espejismo de Luna Llena" es un anticipo sin ITBIS a una propuesta que puede existir a partir de que usted lo lea, pues como refirió Alejo Carpintier: "Pintura que no ve nadie, es pintura que no existe. Música que no se disfruta es música que no existe. Libro que no es leído, es libro que no existe". Por tanto exhorto a comprarlo y leerlo.

Domingo Acevedo pone en circulación "Espejismos de Luna Llena", motivo de celebración, porque ahora el arte está entre nosotros, porque como en referencia a la Venus de Milo, indicara el camarada Lenin: "Deja de pertenecer al patrimonio de una cultura burguesa para descender a las calles y enriquecer la cultura de las masas y hasta con brazos de nuevo para empuñar un fusil si fuere necesario".




· El autor es comunicador y presidente del Círculo Cultural Alternativo (CIRCULA).
e-mail: josemarcelo@terra.com.do

ESPEJISMO DE LUNA LLENA

ESPEJISMO DE LUNA LLENA

Por Alfonso Torres

Que bueno es leer a un amigo, porque de alguna manera uno se encuentra con uno mismo, pues uno está también en el amigo; es más dulce cuando el amigo escribe bien y bueno, cuando tiene imaginación y creatividad.

Me regocijo cuando esto pasa y estoy jubiloso al tener en mis manos el libro Espejismo de luna llena, de Domingo Acevedo, un poemario desnudo, amoroso, de compromiso con la ternura y de entrega transparente; con lenguaje depurado y sobrio.

Domingo piensa como vive y vive como piensa; es un ser humano extraordinario, él se desviste para vestir el amor. Es un ser sencillo y diáfano y nos dice: nací junto al camino real, entre tiestos, conucos, carboneras y potreros.

Lo conocí en medio de las bregas políticas, construyendo utopías, despertando el sueño y colocando el sol por las madrugadas, pero jamás lo imaginé desandando en versos los caminos proletarios ni tejiendo a Marx para remendar a Lenin; y por supuesto, jamás lo pensé desnudando una flor para vestir con sus labios una mulata.

Hoy cuando tropiezo con éste su primer libro y leo la verde soledad del mundo quedó para siempre en mi corazón y entre las hojas muertas busqué desesperado el último suspiro de la vida para despertar la primavera de su sueño de silencio para que las flores no mueran jamás, es cuando comprendo que en aquél hombre de silencio y mirada campesinas, de palabras contadas, habitaba una raíz nerudiana.

En Domingo Acevedo tiene la poesía caribeña un exponente para trascender la frontera y su canto nos lleva a cultivar el pensamiento, pues se trata de una poesía trabajada, así en el siguiente texto: He visto los delfines del alba navegar en tus ojos hasta alcanzar los mares distantes del crepúsculo donde los dioses protegen la utopía para que no la roben los pescadores de sueños. Quiénes o cuáles son los delfines del alba? Cuál es la utopía? Quiénes son los pescadores de sueños?

No se trata de una metáfora intimista, del bardo enamorado, es que Domingo Acevedo trabaja la poética como Fabio Fiallo, desde la cuna del amor hasta las fibras de la patria herida y cuando dice los delfines del alba, alcanzar los mares distantes, donde los dioses protegen la utopía para que no la roben los pescadores de sueños, el autor refiere fuerzas que se imponen y abusan, atrapando los amaneceres y callando las voces de otros, matando los anhelos de otros. Está pensando en silencio en el 28 de abril del 1965.

Me alegra tanto masticar estos versos de Domingo, tan llenos de amor por el amor, por la naturaleza y por la patria. No puedo más que invitar a la lectura de Espejismo de Luna Llena.

lunes, diciembre 01, 2008

UN NIÑO TRISTE

Archivo del blog