NINFA

NINFA

domingo, junio 30, 2013

Yo lo siento por los amigos míos que militan en el PLD, PRD Y PRSC




Yo lo siento por los amigos míos que militan en el PLD, PRD Y PRSC y muy especialmente a los que militan en el PLD ahora en el poder. Esos tres partidos que desde el 1966 hasta hoy nos han mal gobernado, digo mal gobernado porque cuando les ha tocado estar en el poder lo han hecho de la misma manera.

Han sido perversos, ladrones, asesinos y corruptos, los tres han gobernado para un grupito que se ha enriquecido a costa de la pobreza y el hambre del pueblo dominicano, los tres cuando les ha tocado reprimir y asesinar al pueblo lo han hecho con la misma crueldad y sangre fría, a los tres los diferencia sólo el color de sus banderas y los une el sadismo y la crueldad con que tratan al pueblo cuando están en el poder y yo amigos míos, especialmente a los del PLD que ahora están en la papa como decimos los dominicanos, no me puedo callar, ni permanecer indiferentes ante tantas atrocidades cometidas por este gobierno contra la clase humilde.

En este gobierno de Danilo Medina, pagamos con sangre doscientos cinco mil millones de pesos que se robaron, una parte para la campaña electoral que llevó a Danilo al poder y otra parte que se los robaron Leonel Fernández Reina y los corporativos del comité político de dicho partido y él, Danilo, no dice esta boca es mía, todo lo contrario a principio de año  nos aplicó un paquetazo que nos ha hecho más pobre  o sea que nosotros ahora  pagamos lo que ellos se han robado por eso yo digo que Danilo es tan ladrón como Leonel Fernández Reina.

Por lo que yo de manera particular, que nunca por principios he militado en esos partidos tengo una postura frente a ellos de oposición, de denuncia y acción y no me callaré, sí eso amigos míos les molesta,  es sencillo, sigan siendo cómplices del robo, la corrupción y el crimen y olvídense que yo existo, que alguna vez fuimos amigos, yo seguiré caminando el camino que toda la vida he caminado, el camino de la lucha por la emancipación del pueblo dominicano, del pueblo pobre y oprimido, de ese pueblo que ha pesar de todo va y vota por ustedes cada cuatro años pero que un día mas temprano que tarde tendrá que levantarse de sus cenizas y destruir este régimen de injusticias y oprobio que durante tantos años los ha esclavizado, no lo olviden, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Domingo Acevedo.
Junio/13



sábado, junio 29, 2013

Reclama la justeza de tu derecho a vivir dignamente

Reclama la justeza de tu derecho a vivir dignamente, ya que pequeños actos  individuales, pueden generar grandes acciones colectivas victoriosas.

Junio/13

Domingo Acevedo.

Las personas ahora hablan de matar y matan con tanta facilidad

Las personas ahora hablan de matar y matan con tanta facilidad como sí la vida ajena no tuviera ningún valor para ellos.  Pienso que una gran parte de la humanidad ha perdido el respeto y el amor por la vida de las demás personas.

Domingo Acevedo

Junio/13

POR QUE EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS LE TIENE MIEDO A ''Edward Snowden'' Y ''Bradley Manning''

















POR QUE EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS LE TIENE MIEDO A ''Edward Snowden'' Y ''Bradley Manning'' Y MUCHOS MAS!

vea estoooooo....http://www.youtube.com/watch?v=sk-xhyDB1F4

1915 Hundimiento del Lusitania, pretexto para USA para entrar en la 1º Guerra mundial. ( Ese barco fué enviado solo para que lo hundieran ).

Rockefeller gana con préstamos al gobierno estadounidense más de 200 millones de dólares ( 3000 millones actualmente ).

No mires detrás del espejo.

Detrás del espejo.

Detrás del espejo duerme un fantasma
en sus ojos la luz pelea contra las sombras
por eso es que  la habitación se ilumina  de mariposas
que traspasan las paredes de la noche
hasta diluirse en la distancia
que va de los sueños  al amanecer

Domingo Acevedo.


Vestigio del sol.

Aun quedan en la prima noche
vestigios del sol
trocitos luminosos
que el viento arrastra más allá de este otoño
que llevo clavado en mi voz
luna que en mis sueños intenta ser una mariposa

Sep/12
Domingo Acevedo.

Eco de eternidad.

Eco de eternidad que brota de mi voz
tibio reflejo de mariposas en la noche
faro que guía los fantasmas perdidos en mi memoria
telaraña divina que atrapa ángeles caídos
árboles de cenizas
huellas de cíclopes moribundos
centauros que cabalgan en las infinitas praderas de la utopía
 hacia el olvido

Sep/12
Domingo Acevedo.



Hoy la patria.

Hoy la patria se me antoja un buen lugar
tribuna
desde donde pueda levantarme  de mi silencio
y elevar mi voz
por los que sufren
por los que pasan hambre
por los que mueren todos los días
atrapados tras los barrotes imaginarios de la pobreza

Sep/12
Domingo Acevedo.




La palabra es huella.

La palabra es huella que deja el tiempo
en los espejos de la ignorancia

Enero/12
Domingo acevedo.


Es tu recuerdo

Es tu recuerdo
un lucero de olas sangrando
en el abismo de los sueños

Enero/12
Domingo Acevedo.

Se esfuma en la luz.

Cantan los gallos
un gato en el tejado
se esfuma en la luz de la alborada

Enero/12
Domingo Acevedo.



Es huella la palabra.

Es huella la palabra que el tiempo olvida

Enero/12
Domingo Acevedo.

Un silencio de palabras rotas tratan de justificar el olvido

Enero/12
Domingo Acevedo.


Sinfonía de guerra.

Río de sal en el rostro de un horizonte de azufre
sangre de unicornios sobre la primavera que enero marchita
voz quebrada por el hacha homicida del verdugo
tarde de cenizas que el viento diluye a lo lejos
pergaminos rotos de una historia inconclusa
Sinfonía de guerra
canto de amor y entrega
donde la eternidad es una flor que brota de cuatro  pechos
ensangrentados en su heroísmo
y allí
solos
en medio de la nada
y sin ninguna posibilidad de romper el cerco
no les quedó más que morir
aferrados a sus sueños

Enero 2012
Domingo Acevedo.


Amaury.

Alas de aves fantásticas llevan en la voz del viento
el nombre de Amaury
más allá de un ocaso de sangre
donde las sombras sucumben a  la  luz de una estrella
que en su frente eterniza sus sueños
en le crepúsculo más puro de su breve vida.

Enero 2012
Domingo Acevedo.


A esta hora el camino real.

El camino real a esta hora esta desierto, una brisa caliente levanta nubes de polvo que se pierden entre los matorrales resecos.

Es medio día, en julio el verano achicharra todo el monte y la primavera es un vestigio lejano de flores y mariposas derretido en el recuerdo de los abuelos que debajo de una mata de mango dormitan en el efímero esplendor de los sueños.

Enero 2012
Domingo Acevedo.


A ninguna parte he ido todo este tiempo de vivir

A ninguna parte he ido todo este tiempo de vivir. He caminado sin rumbo por los caminos de la vida, he vivido una vida que no es mía, que es ajena, que le pertenece a otros, he cargado sobre mis hombros sueños y dolores ajenos.

Hoy me he quitado la mascara que he llevado puesta por tanto tiempo y he ido al espejo a mirarme cual tal soy y no me conozco, no soy yo, mi rostro es el rostro de todos, soy el pueblo, soy la vida, la esperanza.

Soy ese niño que muere cada tres segundos de hambre, soy esa mujer crucificada en la  mas absoluta pobreza, soy ese hombre que después de un día de andar por la ciudad buscando una esperanza, vuelve a su casa con las manos vacías, soy ese anciano abandonado a su suerte, soy el mendigo de la calle, soy la muchedumbre acorralada por las guerras y el hambre, yo soy el dolor, soy la vida, soy la esperanza última.

Enero/12
Domingo Acevedo.


Un unicornio de plata

En las lejanas praderas de una lágrima
Un unicornio de plata deja huellas de sal
En las noches de  luna llena

Enero /12
Domingo Acevedo.


Estas noches frías me acercan tanto al pasado
que dos palomas de agua se posan en mi corazón

Feb/12
Domingo Acevedo.

En una esquina de mi alma
Los duendes de la noche
Tocan  las tamboras del olvido

Feb/12
Domingo Acevedo.

Ahora que el olvido llega y se lleva los recuerdos, quiero rendir un tributo permanente a: Tatín, Mamá Tita, Agustina, Aurora, doña Lola, Eufemia y a las demás mujeres que con su amor forjaron nuestros sueños en aquel tiempo donde vivir era tan difícil para los pobres y muy especialmente a las parteras que con sus manos fecundas nos sacaron del vientre de nuestras madres y nos mostraron el mundo

También a los hombres que como Juan de la Rosa, el abuelo Ismael, el tío Alberto, Ovidio y el tío Rafael entre otros, fueron guardianes celosos de nuestra raza.

Domingo Acevedo






                            Horizonte de pájaros fugaces.

Se nubla el horizonte de fugaces pájaros que esconden sus nidos detrás de los cristales de la tarde.
Planean en un cielo crispado de nubes y sombras, heridos por los rayos de un sol que agoniza en los brazos de la noche.
Por el camino real Ninito, con todo el peso de la noche sobre su espalda, cabalga despacio hacia donde la abuela Mamá, Tita lo espera con los brazos abiertos.

Feb/12
Domingo Acevedo.



La Reforma Fiscal

El PLD
la corrupción
Felix Bautista
el déficit fiscal
el metro
las obras sobre valuadas
Víctor Díaz Rúa
el hoyo
la reforma fiscal
el paquetazo
la mentira
doscientos cinco mil millones de pesos
el FMI
el robo de los fondos públicos
el senado
Reinaldo Pared Pérez
La cámara de cuentas
Liselot Martes de Barrios
la cámara de diputados
Abel Rodríguez
el barrilito
el hombre del maletín
la subasta
los onerosos contratos mineros
loma Miranda
el presidente nuevo
con sus funcionarios  viejos y corruptos
Leonel Fernández Reina
artífice de la falacia
Protagonista de la mentira
maestro en el arte de robar
las protestas
el juicio público
la condena
la vice
el teatro
telemicro
canal cinco
la voz oficial de la desinformación
las poses
el circo
Gómez Díaz
la clase media
los pobres
el dengue
el colera
la malaria
los apagones
la falta de agua
la delincuencia
la inseguridad
el narcotráfico
el microtrafico
la DNCD
la policía
los swat
los linces
los toppos
especializados en la represión y el crimen
contra la población civil pobre e indefensa
y nuevamente los pobres
navegando a la deriva entre los sueños
y la realidad amarga  de la marginalidad
sin tener a donde ir
no nos queda más que resistir

Nov/12
Domingo Acevedo.


El barrio.


El barrio
la casa
la ventana siempre abierta
la puerta siempre cerrada
el cuadro en la pared
el gato
una cucaracha en la cocina
la estufa apagada
los platos sucios
la T.V.
la P.C.
el calor insoportable
los apagones
los niños que juegan en la calle
el coro de la esquina
el pleito de la vecina contra su marido borrachón
la banca de Claudio
el colmado de Manuel
la barbería de José
la iglesia de la esquina
la vieja pendenciera
el narcotraficante de poca monta que en el callejón de los cuernos
espera comprador
los jóvenes con el cerebro fundidos por los pericos
la niña coqueta que sueña en brazos de la quimera
Pirito el maricón
María la más puta
el olor pestilente de las aguas cloacales
los disparos
el corre corre
qué pasó
nada
un pleito entre tigueres
mataron a Martín la navaja
y de nuevo el barrio
la pobreza
el hacinamiento
la desesperanza
los policías corruptos en su moto DT
el microtrafico
el peaje
el pillaje
el desasociego
la inquietud
el estrés
la paz que no llega
la maldita paz
en fin
el barrio es la suma de ilusiones
que mueren en el día a día

Junio /13
Domingo Acevedo


En tus ojos la luna es una flor

En tus ojos la luna es una flor 
que el viento en la noche deshoja
su perfume
relámpago de pétalos
que ilumina la desnudez de tu cuerpo
que entre mis brazos amanece

Domingo Acevedo.
Junio/13


Es la desnudez.

Es la desnudez nuestra más intima convicción de nuestra humanidad.

Domingo Acevedo.
Junio/13

Los laberintos de la imaginación.

Una madrugada propicia para perderse en los laberintos de la imaginación.

Domingo Acevedo.
Junio/13

Después de las lluvias

Después de las lluvias de esta esplendorosa noche de junio
una luna llena nos deslumbra con su hermosura
y se que ella en donde este la mirará
y se acordará de mí.

Domingo Acevedo
Junio/13


Por favor denme tiempo.

Por favor denme tiempo para saber sí de verdad he vivido
y para poder arrepentirme de esta muerte que espero y  llega

Junio/13
Domingo Acevedo.



Esta noche en un bar.

Esta noche en un bar
sentado frente a una ventana que da al río Ozama
 veo como la luna y las estrellas
 naufragan en el horizonte de una lagrima
 y como tu ausencia en una canción
me aplasta contra los recuerdos

Junio/13
Domingo Acevedo.


Y se hace poesía.

A veces tu nombre rueda por los bordes de una lagrima
y se hace poesía
una canción

Junio/13
Domingo Acevedo


Sueños perdidos en los conucos.

Son las seis de la tarde, detrás de la casa papá prepara su montura. Julia es una burra que nos ha acompañado en un gran trecho de nuestras vidas, ha estado ahí, en las buenas y en las malas, sobre su lomo nos ha llevado por todos los confines de esta tierra y más allá, a la ciudad en donde no hay espacio para los humildes labradores que llenos de harapos por sus calles inhóspitas venden sus sueños perdidos en los conucos y  por las que pregonan  a viva voz: verduuuras, yuuuca, aguaaaaacates, maaaaangos marchanta llevo carbooon, venga marchanta que llevo huevos criollos. Para después de vender sus  productos por miserables monedas, perderse en el monte con todos nuestros sueños a cuesta.

Ya la montura está lista, León juguetea entre nuestras piernas alegre, salta, ladra, mientras Julia nos mira con toda su ternura resumida en sus ojos tristes. No me acuerdo cuando llegó a casa pero la recuerdo de toda la vida, desde siempre, desde que tengo uso de razón.

Estamos detrás de la casa, bajo la mata de capá, mi madre, mi hermano Juancito, y yo, Felipe y Ñonó no se por donde andan, ya mí padre está preparado al lado de Julia, se despide con un gesto de la mano y se monta, yo corro y me aferro con ternura a una de sus piernas y luego me alejo para ver como él, mí padre, se aleja por el camino en sombras a un lugar perdido en el monte, León  va tras él ladrando y saltando alegre, nosotros nos quedamos parados en medio de la noche hasta que ellos se pierden en la oscuridad.


Allá en un claro del monte mi padre tiene un horno hecho de troncos secos para hacer carbón vegetal, para luego venderlo en la ciudad. Tiene que cuidarlo, por eso es que amanece todas las noches vigilándolo para que no se incendie  porque sino en vez de carbón sólo encontrará cenizas.

En la carbonera, a la intemperie dormirá sobre algunos sacos de cabuya que lo cubrirán del frío de la noche y los mosquitos, acompañado de los grillos y las estrellas, las lechuzas y los murciélagos. A su lado León gruñirá a los fantasmas que rondan la soledad de la noche en el monte, él y Julia no desampararán a mi padre por nada del mundo, estarán siempre a su lado protegiéndolo de toda maldad escondida entre el silencio nocturno y la oscuridad.

Mañana tempranito, antes que salga el sol, mi madre, Juancito y yo iremos a encontrarnos con mi padre, les llevaremos un poco de café y algo de comer ya a  esa hora el carbón estará listo para llenar cuatro o cincos sacos para acomodarlos en el lomo de Julia y regresar a la casa, para de inmediato mi padre tomar el camino hacia la ciudad y venderlo a algún comerciante para traernos de comer para unos cuantos días.

Febrero/13


Domingo Acevedo.


Vencedor de la muerte.


Es aquí en mi voz
Martí
donde la aurora se viste con tu nombre
desde donde  te levantas todos los días
vencedor de la muerte
y recorres victorioso
nuestra  América
y escribes con tu sangre
en los pergaminos de  nuestra historia
la palabra a libertad

Domingo Acevedo.
Marzo/13

Poema dedicado a José Martí


En la oquedad del tiempo.

En la oquedad del tiempo
mi voz es el eco envejecido del silencio

Dic/12
Domingo Acevedo.


En la lejanía de mi voz.

En la lejanía de mi voz
el mar se ahueca en un suspiro

Dic/12
Domingo Acevedo.


Espiga de luz

Espiga de luz
llamarada de sombras
racimo de estrellas
la noche

Dic/12
Domingo Acevedo.

Un monumento a la pobreza

Es prima noche, por el camino las sombras cabalgan en el viento hacia los infinitos espacios del tiempo perdido tratando de alcanzar un horizonte de luz.

en el cielo, el destello de las estrellas se agolpa en nuestras miradas prisioneras por la grandeza de un universo en expansión, mientras que en el monte los grillos elevan una sinfonía al infinito  y junto al camino real una casita techada con tabla de palma, cobijada con yagua y con el piso de tierra, apenas iluminada por una lamparita de gas, se erige como un monumento a la pobreza, en ella una familia malvive todos los días su cotidianidad de hambre y miseria.

Domingo Acevedo.

Enero/13


Detrás de las sombras.

He vuelto a esconderme detrás de las sombras de mi soledad, huyo de las traiciones de los hombres.

25/12/12
Domingo Acevedo.





El paquetazo.


El paquetazo
La corrupción
el PLD
los apagones
el funcionario
el congresista
la corrupción
el alto costo de la vida
el salario miserable
la pobreza
el hambre
el desempleo
el metro
la segunda línea del metro
el pueblo
la pobreza
el hambre
los apagones
la protesta
el gobierno
el narcotrafico
la delincuencia
la complicidad
la policía nacional
Danilo Medina
La corrupción
La mega minería
el uso del cianuro
la Barrick Gold
el contrato
la estafa
Leonel Fernández
los congresistas
la estafa
el oro
Loma Miranda
el desastre ecológico
el futuro incierto
la contaminación
la muerte
la muerte que es igual
a megaminería
más el uso del cianuro

Domingo Acevedo.
Abril/13



Disfruto pensarte.

Disfruto pensarte en la distancia
Desnudarte en mis sueños
y hacerte el amor en la imaginación

Domingo Acevedo
Abril/13



Tu voz tiene dos alas.

Tu voz tiene dos alas
mariposa que susurra al viento mi nombre
tierno destello del pasado
dulce sonido de flautas en el viento
que a veces en la tarde 
llena mi silencio de tu recuerdo

Febrero/13
Domingo Acevedo.


Un orgasmo eterniza la vida.

En la brevedad del sueño un orgasmo eterniza la vida.

Enero/13
Domingo Acevedo.

Los alfileres de la ausencia.

Clavados en mi voz
los alfileres de la ausencia
hacen sagrar de olvido mis ojos

Domingo Acevedo
Abril/13

Reclama la justeza de tu derecho a vivir dignamente, ya que pequeños actos  individuales, pueden generar grandes acciones colectivas victoriosas.

Junio/13
Domingo Acevedo.

Danilo y Leonel, dos formas distintas de mentir al pueblo. Una misma forma de gobernar a favor del capital criollo y extranjero  que genera riquezas a unos pocos, pobreza a la mayoría y desastre ambiental en el planeta.

Junio/13
Domingo Acevedo.



jueves, junio 27, 2013

Filtro casero.


Y se hace poesía.



A veces tu nombre rueda por los bordes de una lagrima
y se hace poesía
una canción

Junio/13
Domingo Acevedo

Palabras de Amor - Joan Manuel Serrat y Ana Belén

FORMAS DE CAMBIAR EL MUNDO

brigada cimarrona sebastian lemba


















FORMAS DE CAMBIAR EL MUNDO
Nelson Mandela

A continuación colocamos algunas de las 67 maneras que Nelson Mandela sugiere, con las que puedes marcar la diferencia para alguien.
TÚ ILUMINARÁS SUS VIDAS Y ELLOS ILUMINARÁN A OTROS…

1.- Haz un nuevo amigo. Conoce a alguien de una cultura diferente. Sólo a través de la comprensión mutua se puede desterrar de nuestras comunidades la intolerancia y la xenofobia.

2. Lee algo para alguien que no puede leer. Visita una casa para ciegos y ábrele un nuevo mundo a otra persona.

3. Ayuda en el refugio de animales local. Los perros sin hogar necesitan dar un paseo y un poco de amor.

4. Averigua en tu biblioteca local si hay una hora de lectura de cuentos y ofrece leer durante la misma.

5. Ofrece ayudar a un vecino de edad avanzada que no puede conducir para hacer sus compras o tareas.

6. Organiza una jornada de limpieza de basura en tu área.

7. Ayuda a conseguir trabajo a alguien. Prepara e imprime su CV para el o ella, o ayúdale a preparar sus habilidades para una entrevista.

8. Muchos enfermos terminales no tienen a nadie con quien hablar. Toma un poco de tiempo para charlar y llevar un poco de luz a sus vidas.

9. Lleva una bolsa llena de juguetes a un hospital local que tenga una sala para niños.

10. Lleva a los miembros más jóvenes de tu familia a dar un paseo por el parque.

11. Dona algunos suministros médicos a una clínica de la comunidad local.

12. Promueve una huerta comunal para estimular la alimentación saludable en tu comunidad.

13. Dona una silla de ruedas o un perro guía, a alguien que lo necesite.

14. Organiza un paquete de alimentos y entrégalo a alguien que lo necesite.

15. Conviértete en un educador.

16. Dona tus habilidades!!

miércoles, junio 26, 2013

Esta noche en un bar



Esta noche en un bar
sentado frente a una ventana que da al río Ozama
 veo como la luna y las estrellas
 naufragan en el horizonte de una lagrima
 y como tu ausencia en una canción
me aplasta contra los recuerdos


Junio/13

LA HISTORIA DE REBECA: LA LOCA DE SAN BLAS

En el muelle de San Blas......













LA HISTORIA DE REBECA: LA LOCA DE SAN BLAS

La canción de Maná, "El muelle de San Blas", era de una historia real. Este fin de semana tuvo su final con la muerte de su protagonista, Rebeca Méndez Jiménez, una mujer de 63 años que desde 1971 esperaba en el puerto el regreso de su novio, un joven que salió a pescar y jamás regresó.

La mujer fue homenajeada por los pobladores de Puerto Vallarta, donde se convirtió en un símbolo por la espera de su amor. Fueron más de 41 años que esperó a su amado Manuel, quien salió de pesca. Sin embargo, quedó atrapado por un huracán que azotó el mar. Nunca más se supo de él y tampoco se encontró su cuerpo. Estaban a una semana de casarse. El golpe fue tan fuerte para Rebeca que desde el día que desapareció Manuel, lo esperó con su traje blanco. Bien fina ella. Con esa elegancia vendió dulce a los turistas en el Muelle de San Blas. Allí fue que el líder de la banda, Fher, la conoció en la década de los noventa. Se interesó por su historia y la convirtió en una de las más hermosas canciones de Maná.

El cuerpo de Rebeca fue cremado y sus cenizadas arrojadas al mar en búsqueda de su gran amor por las autoridades de Puerto Vallarta, quienes piensan levantar un monumento donde la mujer esperaba a su amado con el fin de recordar por siempre esta maravillosa historia. (Comparte en memoria de rebeca)
Me gusta ·  ·  · Hace 5 horas · 

martes, junio 25, 2013

El hombre y la contaminación.


lunes, junio 24, 2013

Por favor denme tiempo.

Por favor denme tiempo para saber si de verdad he vivido y para poder arrepentirme de esta muerte que espero y no llega.

Junio/13

Domingo Acevedo.

BALLET FOLKLORICO DOMINICANO BAILES DE CARNAVAL 4 LA CULEBRA.avi

Retazos de sol.

Juncos azules 

Ríos coagulados en las mejillas del viento
lámparas heridas por el sol
prostitutas dormidas en las efímeras
 habitaciones del viento
pupilas rotas  por el dolor
juncos azules bajo la lluvia helada de otoño
horizonte de mariposas amarillas
en las tardes fúnebres de invierno
sentado en la mesa del  hambre
un niño 

La vieja Belén

Este domingo  de tristes soles escondiéndose
bajo las piedras amarillas del camino
la lluvia trajo en su vientre
el olor sombrío del musgo que crece entre las grietas 
de mis palabras
bosque de almácigos y ceibas
anacahuita de cristal
galope de pájaros fosforescentes  en la noche
aviadores imposibles haciendo piruetas
en un cielo crispado de ángeles
y por entre  la espinas y las luces
de enero 
Isabel
la mamá de Antonio
encarna a la vieja Belén


Esa es mi voz

esa es mi voz
eco lejano de tamboras ahogándose
en la mirada ausente de la eternidad
madreselva que se enreda en la brisa
árbol nocturno de sonidos
barco de humo derritiéndose en la alborada
luna de papel hundiéndose en el mar
densa atmósfera de clorofila
caballo de azúcar cabalgando
sobre la arena luminosa del verano
estampa de sangre en las paredes del futuro
mi voz
eco de lágrimas salpicando las ciudades
heridas por la guerra
aroma desolado
campanas de agua
racimo de luz en el pozo de la muerte
grito  de guerra 
canto de amor
esa es mi voz


Nudo de lágrimas

Ya nadie podrá desatar el nudo de lágrimas
que me ata a tu recuerdo 
aquí estoy
perdido entre los oscuros espacios que dejan los sueños
en los resquicios de la nada
goteras de sal caen sobre las sábanas blancas del insomnio
y de luto se han ido vistiendo todos los árboles del camino
que lleva hasta mi casa
desnuda y triste la quimera danza en mi memoria hasta morir
pájaros de sombras anidan en los sonidos oxidados de mi voz
y hace siglos que los ojos de la ausencia lloran  mi vida
sobre las grandes capitales del mundo
el humo de las chimeneas bosteza su veneno
es la luz
un espejo donde el horizonte se mira y envejece
y en las íntimas habitaciones del agua
una sirena llora desconsolada su eternidad
y desde la ventana principal de la alborada
alguien que no conozco me dice adiós


Testimonio de mayo

He vivido atado a los recuerdos
a los momentos irrecuperables  de mi infancia
que se perdieron en el largo camino de la ausencia
a las mañanitas  memorables del rocío,
a  los días inolvidables de la primavera
a las noches esplendorosas de luna llena
aún tengo pegado en la piel
el claroscuro resplandor
de  los días interminables de mayo
el olor de los potreros guía mis pasos
 por el camino de los conucos
 hacia  la soledad inmensa de la lluvia
 y el perfume de la clorofila colorea mi voz
de mariposas
 aún los duendes invisibles del invierno
 rondan mi memoria
 y más allá  del horizonte de mis ojos
 un niño descalzo llora su hambre



Ola de sal


El tiempo se ha roto con tu ausencia
dejando un rastro de eternidad en mi voz
a veces la sensación de tu partida
levanta en mis ojos una ola de sal
que destruye las habitaciones del olvido
y todas las noches
la luz
va dejando espejos de luna
en las paredes de la alborada 
donde los niños
con los dedos tiznados de ternura 
escriben tu nombre
Miguel

A Miguel Ángel Acevedo

Árbol de pájaros azules

Árbol de pájaros azules
atrapados en los cubículos de las sombras
tres ruiseñores de sal
estampan en las paredes del olvido
tu nombre


SUSURRO IMAGINARIO

Copos de sombras manchan de ausencia el olvido
la voz empañada del limo verde del ocio
es apenas un susurro imaginario
que se pierde en la noche


ANAQUELES DEL ALMA

Mis padres en un éxodo interminable
poblaron las lluviosas regiones del sur
de ellos conservo en los anaqueles de mi alma
las cadenas que ataron su origen  al olvido
los recuerdo en las tardes mirando el horizonte
buscando entre las sombras de la tarde
el sonido de alguna tambora lejana
nunca fueron felices
toda mi alegría es la tristeza que de ellos heredé
y en algún rincón de mi alma
la abuela  mamá tita todavía recolecta
los residuos perdido de su pasado
la lluvia como siempre
va dejando huellas de sal sobre las paredes del silencio
teje  mantos de sombras con los que se arropa la soledad
y aprisiona en las claras habitaciones del agua
la alegría de ese niño
que detrás de los espejos de mis ojos
no deja de llorar



                               Mano invisibles           
                                             I
Manos invisibles van taponando las heridas del horizonte
por donde se derrama la sangre luminosa de un cíclope herido
                                            II
La tarde lentamente va sepultando en un cementerio de sombras
los últimos residuos del sol
                                           III
En el preámbulo de la noche un niño llora





Hijos póstumos del rocío 

Mis padres
hijos póstumos del rocío
crecieron bajo el sombrío reflejo
del relámpago y la lluvia
cuando el trueno iluminaba de misterios
los ignotos rincones de los recuerdos
que se perdieron entre la sangre y las flores
de una primavera truncada por el peso
de las cadenas y los arcabuces 
allá
muy lejos en la memoria
una embarcación encalla entre los arrecifes
de los sueños
y bajo el resplandor de una luna de cal
melancólicas  tamboras  atan mi vida
a la nostalgia
es aquí donde mis padres
un hombre
y una mujer
ignorados leñadores
perdidos en el confín del monte 
diseñaron este traje de carne y hueso
que he llevado puesto por tanto tiempo

A mis padres Sergio Bautista
y Cosuelo Acevedo


RAYO DE ETERNIDAD

Nací junto al  resplandor azul naranja de los sueños
en brazos de la quimera
cuando el sonido ancestral de los tambores
atrapaba a los hombres y las mujeres de la aldea
en la telaraña de la utopía y la nostalgia
nací herido por un rayo de eternidad
en la inefable soledad de las estrellas y el rocío
bajo los escombros del olvido
lejos del mar y la primavera
en el preámbulo de las mariposas
un día de otoño
cuando los soles  eclipsados  noviembre
emergían despacio de las aguas cenagosas del amanecer



pájaros de oro

Esta tarde de de mayo
pájaros de oro Petrificados en el viento
migran hacia los oscuros rincones del agua

la quimera

La quimera
herida por un rayo de eternidad
agoniza en brazos de un ángel


el sol

El sol
con sus dedos perfumados de clorofila y rocío
golpea las puertas en penumbra del amanecer



SIRENAS DE SAL

Malecón de eternidad que el mármol salobre de las olas oxida
mar perdido en el horizonte nebuloso de la historia
puertos abandonados en los angares del olvido
barcos hundidos en un archipiélago de sangre
sirenas de sal
piratas tuertos del corazón
fantasmas devorados por el tiempo
látigo de azúcar en la espalda mutilada del futuro
murallas de arena
ciudad atrapada entre las luces y la nostalgia
siluetas aprisionadas en la telaraña de sus miedos
edificios de humo
calles que se pierden en los oscuros laberintos de las noches
y más allá de los sueños tres puertas siempre abiertas


ESPECTADORES DEL ALBA

Me abruma la terca agonía
de los indigentes de la zona colonial
residentes permanentes de las  sombras
efímeros inquilinos de las frías madrugadas de enero
invisibles espectadores del alba
van dejando por donde pasan
el aroma inconfundible del  hambre
pasajeros de un tren sin destino
son victimas de una sociedad
que en grandes vasijas de plata
lava con sangre sus manos
ignorados transeúntes de calles heridas
por  cinco mil años ausencia
cómplices de las prostitutas del conde peatonal
bohemios del rocío  y el salitre
aventureros insomnes de la miseria
lunáticos mutantes de la desdicha
que en la Duarte
frente al parque de las palomas 
se desnudan y danzan hasta morir


TRAMPA ANCESTRAL


Pedazos de luna derritiendo entre los espejos de las madrugadas
espada vencida por la gloria
relámpago anfibio
torbellino de  luz
tres naves carnívoras navegando entre la bruma  de agosto
hacia las luces y las sombras de octubre
boca llena de una luz mineral
trampa ancestral
junto al sendero del ocaso un lirio resplandece
sonidos de tamboras en la voz destemplada del viento
trapiche desolado
cañaveral ensangrentado por un sonido de cadenas rotas
danza victoriosa
litoral de cenizas
lagrimas de cera en los ojos de la quimera
y más allá del resplandor amarillo de las olas que iluminan el amanecer
cadáveres mutilados chorrean sangre sobre los pergaminos de la historia



LIRIOS Y ESPEJOS

Relámpagos sombríos
nubarrones oscuros y fugaces
truenos lejanos
mayo está cerca
las lluvias llenarán de sombras la tierra
los caminos se llenarán de lirios y espejos
y el sol dejará en mi piel un rastro de eternidad


MAYO 1961

Mayo va dejando en un portafolio de eternidad
su olor a olvido


PLATAFORMA DE SANGRE

Plataforma de sangre
una enredadera de pájaros sombríos
trepan por las paredes del miedo



EBRIOS ARLEQUINES


Calles de insomnio
malecón de ceniza
puerto de sal
río que abraza el mar
mar que besa el cielo
cielo que se traga la ciudad
ciudad amurallada en sus raíces 
por sus avenidas de luto
antiguos  transeúntes  se pierden en un pantano de luces y sombras
y en los balcones del verano
hermosas prostitutas de porcelana
la noche acorrala 
en el conde peatonal ebrios arlequines danzan bajo las lunas de otoño
y los mendigos atrapados en la telaraña incierta de su destino
todas las noches se pierden en los cubículos del hambre
y en la soledad absoluta de la indiferencia
niños que agonizan escondiéndose detrás de sus sueños
y atrapados en las catedrales del olvido
antiguos fantasmas lloran desconsolados su condena de eternidad


CROA EL SAPO

Croa el sapo
las estrellas clavan en el corazón de la noche
 sus cuchillos de sal
el viento se enreda entre los árboles
y cae a un abismo de sombras
el mar en la distancia se confunde con el cielo
en un abrazo de eternidad
y la ciudad no es más que un espejismo
que se desvanece en la mirada agónica de  los mendigos



TRAJE DE AUSENCIA

La nada me atrapó en medio de la noche
vistió mi alma con el traje de la ausencia
y me llevó a través de los sueños
A los brazos de la muerte 




LA SANGRE ES UNA FLOR

Todavía fresca la sangre en el asfalto
es una flor que el viento deshoja en la memoria



RETAZOS DE SOL

Retazos de un sol que agoniza
se escapan por las rendijas
de los árboles en el horizonte
un tropel de mariposas a la deriva
se pierden entre los pergaminos
distantes de la tarde
la luna como un anillo perdido en el  mar
resplandece y desaparece al compás
de las olas del tiempo
que la oxida y la entierra en la arena azul
del universo


Bajo la luna
con cara de ceniza
va una lechuza


Domingo Acevedo.


Archivo del blog